En venta el nombre de las estaciones del Metro de Barcelona

La reciente propuesta de poner en venta el nombre de las estaciones del Metro de la red de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) pone nuevamente en escena mediática debates respecto del patrimonio tangible (las estaciones) e intangible (sus nombres, historias y tradiciones).

estacion_metro_barcelona

El pasado 13 de Septiembre de 2013 el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, propuso a un centenar de directivos empresariales un nuevo plan de patrocinio corporativo. En un comunicado, el presidente del Grupo Municipal Socialista (GMS), Jordi Martí, critica la medida ya que «los topónimos condensan la historia de la ciudad, no se pueden comercializar». La oposición barcelonés considera que esta decisión del gobierno municipal «se inscribe plenamente en la oleada privatizadora de Trias, que sigue imparable». Recaudar a cualquier costo para garantizar el patrimonio tangible a costas del patrimonio intangible.

En el subte porteño ya hemos vivido una experiencia similar en la que primó la decisión del mercado. La estación Bulnes, que forma parte de la línea D fue inaugurada el 29 de diciembre de 1938 en la  intersección de la Avenida Santa Fe y la calle Bulnes, en el barrio de Palermo. Frente a la estación se ubicó el centro comercial Alto Palermo, que fuera inaugurado el 17 de octubre de 1990 siendo uno de los primeros establecimientos de su tipo en el país después del Spinetto (inaugurado en 1988) y el centro comercial Unicenter (en la localidad de Martínez), con todo el peso simbólico, ideológico y urbanístico del neoliberalismo vernáculo.

Si bien la estación había sido declarada monumento histórico nacional, ya que sus murales «constituyen verdaderos testimonios del espíritu cosmopolita y abierto de nuestra nacionalidad, homenaje artístico a las distintas regiones del país y de nuestra madre patria, a través de sus murales y mayólicas» (Decreto 437/97), en 2006 la señalética de Bulnes se modifica e incluye tanto el nombre de la estación como el del centro comercial.

estacion_subte_bulnes

Recordemos que durante 2006 la concesión del Subte estaba controlada por el Gobierno Nacional al que podemos suponer contrario a cualquier política privatizadora, mientras que SBASE (Subterránemos de Buenos Aires Sociedad del Estado) era controlada por el Gobierno de la Ciudad, tal vez mas permeable a las iniciativas del mercado.

En aquel entonces, circuló en los foros la noticia de la participación de capitales de IRSA (Inversiones y Representaciones Sociedad Anónima), dueña del shopping Alto Palermo, en la reparación de un mural de la Estación Bulnes y la limpieza de la misma, a cambio de la incorporación de la leyenda ALTO PALERMO como propaganda publicitaria. El resultado fue incorporar la palabra «Estación» a «Bulnes», siendo el único caso en la red actual que tiene la palabra estación en la denominación, y en un panel anexo la leyenda del centro comercial en otra tipografía.

El nuevo debate español seguramente llegará a nuestras costas. Su actual vigencia nos permite volver a discutir y evaluar la compleja relación que existe en el mundo del transporte entre el Capital y las infraestructuras de movilidad. Diseño y Comunicación son pilares de la conformación de nuestros espacios urbanos, mucho mas cuando estos son espacios subterráneos.